Bizcocho de chocolate con harina integral
Construyendo la receta. Un viernes por la noche en casa alrededor ...
Especialistas enseñan como lograr una barriga igual a la de Cristiano Ronaldo
Recientemente, en entrevista a la revista Veja, Kaká denominó a ...
Ejercicio aeróbico en ayunas
Adelgazar es sin duda unos de los principales objetivos de las ...
¿Bombones proteicos?
Ingredientes: 150g de almendras pulverizadas 50g de manteca de ...
El cerebro social en internet
La naturaleza concibió el cerebro social para la interacción cara a ...
Historia de la espirulina
Espirulina vs Chlorella - Similitudes y Diferencias Chlorella es ...
Muffins de arándanos
Ingredientes: 3 huevos 100ml de aceite 150g de azúcar de caña ...
El arte de escuchar
Cuando nos comunicamos con nuestros semejantes, rara vez escuchamos ...
La crisis
La neurosis e incluso la psicosis son alteraciones de la psique ...
Lectura de pensamiento
Cuando se dice “si el otro tiene tal actitud, significa que siente ...
Cupcakes
Esta receta es una variación del bizcocho de coco que publiqué hace ...
Biomasa de Plátano Verde - Novedad en España
¿Habéis oído hablar de la Biomasa de plátano verde? Se trata de una ...
¿Como alcanzar la dignidad?
Las virtudes teologales (V.T.) son tres: fe, esperanza y caridad. ...
El camino hacía la sanación
Independientemente de lo que puedas estar haciendo en tu viaje de ...
10 cosas que deberías saber antes de hacerte crudivegano
En este video comparto una serie de consejos para las personas que ...

banner a m 1

banner limpieza hepatica

¿Te gustaría anunciar tus productos o página web aquí?, entra en contacto conmigo.

El cerebro social en internet

La naturaleza concibió el cerebro social para la interacción cara a cara, no para el mundo virtual. Por consiguiente, ¿cómo se relacionan los cerebros sociales cuando miramos un monitor y no directamente a otra persona? Contamos con una pista crucial sobre los problemas que presentan esas comunicaciones desde los inicios de internet, cuando los únicos que mandaban correos electrónicos eran los científicos, que utilizaban lo que por entonces se llamaba ARPANET. Esa pista son los mensajes ofuscados o flaming, que se envían cuando la persona se altera un poco (o mucho) y la amígdala toma las riendas de la situación, con lo que se escribe arrebatadamente y se hace clic en Enviar sin haberlo pensado bien. Y a continuación este producto del secuestro amígdalar aparece en el buzón de entrada de otro individuo. El termino técnico mas adecuado seria “ciberdesinhibición”, porque se ha comprobado que la desconexión entre el cerebro social y la pantalla libera el control que suelen tener sobre la amígdala las zonas prefrontales, más razonables.

La explicación de los mensajes ofuscados es que en internet el cerebro social no recibe información: a no se que se hable cara a cara vía teleconferencia, los circuitos sociales no ven nada. No saben cómo está reaccionando la otra persona y no pueden guiar nuestra respuesta (no pueden decir: “haz eso, no lo otro”), como sucede de modo automático e instantáneo en las comunicaciones cara a cara.

En lugar de funcionar como radar social, el cerebro social enmudece, lo que da rienda suelta a la amígdala para enviar mensajes ofuscados si sufrimos un secuestro.

Incluso una llamada telefónica esos circuitos reciben por el tono de voz gran cantidad de impulsos emocionales que permiten comprender los matices lo que se dice. El correo electrónico, por el contrario, no ofrece toda esa información.

Un motivo por el que esa conexión personal resulta tan importante en el caso de la comunicación virtual es la interfaz cerebro social/pantalla.

Cuando nos sentamos ante el teclado, escribimos un mensaje que consideramos positivo y hacemos clic en Enviar, lo que no comprendemos neurológicamente es que nadie recibe nuestros impulsos no verbales (expresión fácil, tono de voz, gesticulación, etc. ). El correo electrónico tiende a la negatividad: cuando el que lo manda cree que ha escrito algo positivo, el que lo recibe acostumbra considerarlo neutro. Cuando al primero le parece neutro, el segundo suele verle un tanto negativo. La gran excepción aparece cuando los dos se conocen bien; ese vinculo salva la tendencia a la negatividad.

Si aplicamos eso a los grupos que trabajan en línea, un principio de funcionamiento básico es que cuanto mas canales lleguen al cerebro social, mas fácilmente se lograra la sintonía. Así, en una videoconferencia se recibe impulsos visuales, corporales y vocales. Incluso en una teleconferencia la voz transmite una gran variedad de impulsos emocionales. Si de todos los modos se colaboran únicamente por vía escrita siempre es mejor conocer bien a la otra persona o al menos tener una impresión de cómo es, para contar con contexto al leer sus mensajes y superar la tendencia a la negatividad. Y lo más recomendable es salir del despacho y verse para hablar cara a cara.

Libro: El cerebro y la inteligencia emocional: nuevos descubrimientos de Daniel Goleman 

1 2 3 4 5 Porcentaje 5.00 (1 Voto)

scroll back to top

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar