Suscríbete ahora!

bg957

bg957

bg957

Bizcocho de chocolate con harina integral
Construyendo la receta. Un viernes por la noche en casa alrededor ...
Especialistas enseñan como lograr una barriga igual a la de Cristiano Ronaldo
Recientemente, en entrevista a la revista Veja, Kaká denominó a ...
Ejercicio aeróbico en ayunas
Adelgazar es sin duda unos de los principales objetivos de las ...
¿Bombones proteicos?
Ingredientes: 150g de almendras pulverizadas 50g de manteca de ...
El cerebro social en internet
La naturaleza concibió el cerebro social para la interacción cara a ...
Historia de la espirulina
Espirulina vs Chlorella - Similitudes y Diferencias Chlorella es ...
Muffins de arándanos
Ingredientes: 3 huevos 100ml de aceite 150g de azúcar de caña ...
El arte de escuchar
Cuando nos comunicamos con nuestros semejantes, rara vez escuchamos ...
La crisis
La neurosis e incluso la psicosis son alteraciones de la psique ...
Lectura de pensamiento
Cuando se dice “si el otro tiene tal actitud, significa que siente ...
Cupcakes
Esta receta es una variación del bizcocho de coco que publiqué hace ...
Biomasa de Plátano Verde - Novedad en España
¿Habéis oído hablar de la Biomasa de plátano verde? Se trata de una ...
¿Como alcanzar la dignidad?
Las virtudes teologales (V.T.) son tres: fe, esperanza y caridad. ...
El camino hacía la sanación
Independientemente de lo que puedas estar haciendo en tu viaje de ...
10 cosas que deberías saber antes de hacerte crudivegano
En este video comparto una serie de consejos para las personas que ...

banner a m 1

banner limpieza hepatica

bg957

¿Te gustaría anunciar tus productos o página web aquí?, entra en contacto conmigo.

Kalanchoe - ¿Cura?

kalanchoe daigremontiana (Bryophyllum daigremontianum)

Las kalanchoes son originarias de la isla africana de Madagascar; los nativos esclavizados, que ya conocían su valor terapéutico, las llevaron a América.

La “colombiana” es uno de los tres tipos de kalanchoe que son medicinales. Su nombre común es Kalanchoe pinnata (Bryophyllum pinnatum), aunque en América latina se la conoce por una serie de nombres muy llamativos: bruja, yerba bruja, prodigiosa, hoja del aire, siempreviva, ojaransín, hojerilla, etc. También se la conoce como “planta de Goethe", ya que fue estudiada por este famoso botánico y poeta alemán.

Otra variedad de esta planta es la kalanchoe daigremontiana (Bryophyllum daigremontianum). En Hispanoamérica la llaman aranto, madre de miles o kalanchoe mexicana. Se reproduce mediante cientos de pequeños tallos que le crecen en los extremos de las hojas y que cae y arraigan en el suelo cuando todavía son muy pequeños.

Finalmente está la Kalanchoe gastonis-bonnieri (Bryophyllum gastonis-bonnieri), que recibe este nombre por el botánico francés Gaston Bonnier. Sus hojas son más grandes que las de las otras variedades. Recibe los nombres de ojaransín, hojerilla y oreja de burro. Eso sí, estos nombres populares varían según el país, y a veces se aplican a más de una especie.

Pueden utilizar tanto externa como internamente. Tal como han demonstrado diversas experiencias de cooperantes españoles en ONG en África, usada externamente (aplastando las hojas en forma de cataplasma o con su jugo) es antiinflamatoria, antihemorrágica, astringente y cicatrizante. Aplicándola de esta manera, se pueden tratar heridas profundas y gangrenadas, infecciones, quemaduras y inflamaciones.

Por otra parte, sus hojas pueden comerse en ensalada (treinta gramos diarios de hoja fresca en dos tomas), en zumo fresco o en infusión (tres infusiones en una cucharadita de postre antes de cada comida). Sus propiedades, por increíble que pueda parecer, han demostrado ser efectivas en la remisión del cáncer, el reumatismo, la hipertensión, los cólicos renales, las diarreas e, incluso, en desórdenes psicológicos como la esquizofrenia o la crisis de pánico.

Las kalanchoes son unas plantas tropicales que necesitan un ambiente cálido para sobrevivir, aunque no exigen demasiada luz. En Cataluña no aguantan las bajas temperaturas del invierno, por lo que hay que entrarlas dentro de casa durante los días más fríos. Esto también será beneficioso para nosotros, ya que, al contrario que la gran mayoría de las plantas, la kalanchoe limpia el aire. Se puede dormir tranquilamente con ella en la habitación, ya que no consume oxígeno, sino que lo produce. Esto se debe a que es una planta acostumbrada a vivir en el desierto, donde se ve obligada a replegarse de día y realizar sus funciones vitales básicas durante la noche. Esta característica la convierte en una planta fantástica para tener en la habitación de los enfermos con afecciones respiratorias.

Fuente: Libro -  Una dulce revolución de Josep Pàmies. 

Si paramos para pensar un poquito, veremos que la visión mecanicista de la medicina convencional no difiere de la visión de la medicina alternativa. Es decir, mientras unos defienden los virus, bacterias, hongos, el viento, el sol como causantes de las enfermedades otros afirman el pH ácido, el colon sucio, la bajada de defensas o el exceso de toxinas como los promotores de las enfermedades.

Una planta en sí no tiene la capacidad de curar, sino de aliviar los síntomas, dar soporte al cuerpo.

Si somos estudiantes de La Nueva Medicina Germana, sabemos la importancia de las 5 leyes biológicas científicamente demostradas por Hamer como herramienta primordial para un correcto uso de las plantas medicinales.

En la segunda ley, donde cada enfermedad posee dos fases: una fría (simpaticotónica) donde el choque biológico es aún activo y otra caliente (vagotónica), donde el choque biológico está solucionado, comprendemos que una planta, en este caso la kalanchoe, no aportará beneficios cuando utilizada en la fase fría. De hecho, las personas que se “curan” con la kalanchoe, solucionaron el choque biológico, pasando a la fase curativa.

Es algo muy sutil y debemos matizar que la solución está en uno mismo, simplemente afirmar que las plantas curan es lo mismo que defender las bondades de los fármacos.

Una aclaración… el mensaje transmitido por las plantas es bien recibido por el organismo, es decir, hablan el mismo idioma. Son moduladoras inteligentes de los procesos biológicos. Mientras que el “lenguaje” de los medicamentos no es comprendido por el cuerpo, obstaculizando el curso normal de sus funciones y su labor de reparación.

Para comprender mejor lo expuesto aquí, sugiero la lectura de estos textos:

- http://free-news.org/htm/GNM-02.htm

-http://www.materialdenmg.com/art%C3%ADculos-françois-leduc/françois-leduc/plantas-medicinales-y-nmg-una-quintaesencia-perfecta/

Martha Vidal 

1 2 3 4 5 Porcentaje 3.75 (4 Votos)

scroll back to top